Dubai

Dubái, es uno de los siete emiratos que conforman los Emiratos Árabes Unidos (EAU). Está situado en la costa del golfo Pérsico, en el desierto de Arabia, y limita al sur con el emirato de Abu Dabi, con el de Sharjah por el noreste y, a través del enclave de Hatta, con el Sultanato de Omán, por el sureste y con los emiratos de Ajmán y Ras al-Jaima. El entrante de agua salada del golfo Pérsico denominado Khawr Dubayy atraviesa la ciudad capital en dirección noreste-suroeste. Su superficie es de 4113 km². El nombre de «Dubái» puede provenir del árabe o del persa y apareció por primera vez en la literatura en 1095, citada por el geógrafo Abu Abdullah al-Bakri, y luego por el comerciante italiano Gaspero Balbi en su visita al territorio en 1587. Su capital es la ciudad homónima.

El gobierno de Dubái se rige por un sistema de monarquía constitucional, encabezado por el jeque Mohamed bin Rashid Al Maktum desde 2006. Existe la Municipalidad de Dubái, cuyos objetivos están orientados a la planificación urbana, los servicios a la ciudadanía y el mantenimiento de los servicios locales. La mayor parte de la población que reside en el emirato es extranjera y proviene del resto del continente asiático. Su enfoque turístico es destacable, en especial aquel destinado a las compras. En este último aspecto, hay que añadir que Dubái alberga varias construcciones notables como los hoteles de lujo Burj Al Arab y Burj Khalifa-el más alto del mundo, con 828 m de altura, los puertos artificiales de Mina Rashid y Jebel Ali, y el conjunto habitacional de islas artificiales The World y The Palm Islands. La baja tasa de desempleo ha atraído a una gran cantidad de extranjeros a mudarse al emirato en búsqueda de mejores oportunidades laborales. Sobre su cultura, puede concluirse que está fuertemente influenciada por el islam y las sociedades árabe y beduina, lo cual queda reflejado en las normas de etiqueta y vestimenta, la literatura, la gastronomía y el arte.                               Si bien Dubái basó su despegue económico en el petróleo, sus gobernantes descubrieron que las reservas se acabarían en 2016. Fue en ese momento cuando decidieron orientar la economía hacia el turismo de lujo.                                                 El organismo responsable de gestionar las actividades turísticas es el Departamento de Mercadotecnia Comercial y Turística del emirato (DTCM). El turismo es una parte importante de la estrategia del gobierno para mantener el flujo de dinero extranjero. El atractivo turístico de Dubái está basado en las compras, pero también existen muchos visitantes que viajan ahí para ver su arquitectura, tanto antigua como moderna. En 2010 era la séptima localidad más visitada del planeta, con 7,6 millones de turistas, y se espera que atraiga a más de 15 millones de personas en el año 2015. Los principales visitantes en 2010 eran de origen inglés, francés, alemán, italiano y chino. Este es un rasgo distintivo al resto de los emiratos del país, ya que gran parte de los ingresos se deben a este campo.                                                                           Dubái también ha sido denominada como «la capital de las compras de Oriente Medio». Solo la capital tiene más de setenta centros comerciales, incluido el Dubái Mall, el más grande del mundo. Aunado a esto, muchas personas —como las de los países cercanos, las de Europa del Este, África y el subcontinente indio-acuden a Dubái exclusivamente para comprar. Mientras que algunas tiendas y negocios tienen sus precios fijos e innegociables, en la mayoría los precios son regateables ya que dicen que es «una amistosa forma de vida». Finalmente, cabe destacar que hay una estricta aplicación de las leyes respecto a las drogas. Varias personas han sido detenidas e incluso condenadas a cuatro años de prisión debido a la presencia de restos de estupefacientes adheridos a las suelas de sus zapatos, a la ropa o a las pelusas de los bolsillos.

Los comentarios están cerrados.